Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

10% DESCUENTO con el código PRIMERACOMPRAOB DESPACHO GRATIS A TODO CHILE por compras sobre $75.000 RETIRO INMEDIATO en Showroom de Vitacura

Filson. Una historia de viajes. - Outbrands

En julio del 2016 estaba en París en el barrio Le Marais. No lo conocía y me pareció fantástico. El departamento que había arrendado era excelente y tenía un antejardín que te invitaba a relajarte, tomar una copa de vino y ver la gente pasar. La rutina que teníamos con mi mujer, era despertarnos tarde, caminar sin prisa por las calles del barrio, ir a algún museo o galería y luego almorzar sin ningún apuro hasta bien tarde.

Generalmente cuando viajo, aprovecho de comprarme algo especial. Tengo la afición de comprar cuchillos en cada ciudad que visito. Esta afición me quita tiempo, pero me lleva a lugares fuera de la rutina turística. Y esta vez no fue la excepción. En mi ruta a la tienda de cuchillos, pasé por un sector de tiendas a la calle, tipo boutiques masculinas. Todas estaban muy bien puestas, tremendos productos, bien francesas. En el camino entré a una que me llamó la atención. Tenía un maletín en la vitrina. Entré, lo miré, lo toqué y pregunté su precio. Obviamente el valor no me gustó y no lo compré. Lo encontraba espectacular, me había encantado, pero ya iba camino a gastar una buena cantidad de euros en cuchillos. Continué hacia mi destino. 

Al finalizar el día y con la copa de vino en el antejardín y mientras le mostraba mis nuevos cuchillos a mi mujer, le comenté lo del maletín. Su respuesta siempre era la misma; ¿te gustó?, ¿crees que lo puedes encontrar en otro lugar? yo mismo me respondí. 

En nuestra caminata matinal, pasamos por la tienda, pero estaba cerrada. Ahí estaba el maletín. Perfecto y como punto focal de la vitrina. Al tercer intento lo compré. Al llegar al departamento de Le Marais, inmediatamente saqué el notebook de mi mochila y traspasé todos los papeles, pasaporte, etc. Me encantó. Sentía que había comprado algo súper especial y algo francés con mucho estilo ya que la marca decía Filson, made at Filson. Como en la marca no se leía “Philson”, mi razonamiento equivocado le continuaba asignando su origen a Francia.

Ya en Chile, y a varias semanas de haber usado a diario mi querido maletín, cada vez lo sentía más especial. Me encantaban sus terminaciones, su forma, la calidad del cuero y del twill. Me gustaba mucho cómo se veía en la oficina o simplemente para llevar tu notebook el fin de semana a la playa. Cómo que siempre quedaba bien, independiente de la ocasión. Cada vez que abría su solapa, veía la marca Filson, made at Filson, a genuine product since 1897 y me intrigaba cada vez más su procedencia. Me metí al navegador y descubrí un mundo desconocido, procedente de Seattle y con cientos de productos relacionados con la exploración, la aventura, la calidad, la naturaleza. Ropa, bolsos, cinturones, sombreros, zapatos, camisas, chaquetas y una cantidad de productos que no lo podía creer. Estaba frente a una marca especial que comencé a usar poco a poco. En cada viaje, en cada oportunidad, fui buscando productos bien hechos, de calidad, especiales. Me convertí en un verdadero “amateur” de la marca. 

La iniciativa junto a mis socios, de hacer Outbrands nació de esta relación muy profunda y entrañable con Filson. Outbrands tenía que contar con Filson. Y con mucho orgullo, les digo; ya está aquí, en Chile, para cada uno de Ustedes. Vamos a ir creciendo y profundizando esta relación que recién comienza con nuestro modelo online, pero estamos trabajando fuerte para crecer y convertir a Outbrands en algo cada vez más tangible y cercano.

Con mucha pasión les hemos traído Filson. Espero les guste y los acompañe en cada una de sus aventuras. ¡¡¡Para todos Ustedes Filson, unfailing goods!!!

¿Y qué pasó con el maletín? Bueno, ya tiene 5 años y se ve mejor que el día uno. Al final, siento que no pagué caro, siento que compré bien.

Felipe

Carro de compras

No hay más productos disponibles para comprar

Su carro está vacio.